La objeción de conciencia

Raúl Alfredo Borracci       

Cada vez más, un pretendido pensamiento progresista de la sociedad argentina coincide en guiar la conciencia y la libertad de decisión de los médicos, hasta imponer las prácticas que éstos, en conformidad o discrepancia, deberán realizar. En representación de la salud pública y de los derechos de las personas, las leyes y sus reglamentaciones proponen regir el ejercicio de la profesión médica, estableciendo obligaciones que podrían prestarse a desacuerdo. Los médicos como herramientas del Estado, podrían verse obligados a cumplir un conjunto de medidas que a mi modo de ver, trasgrede el compromiso natural de la profesión. Un abanico de propuestas que parece asomar en las futuras políticas públicas, podría exigir por parte de los médicos, conductas que se contrapongan a sus principios éticos o valores culturales esenciales. Un listado intencional y apocalíptico de estas propuestas, podría incluir en el futuro, las siguientes obligaciones:

  • En conocimiento de todas las incertidumbres que rodean la medicina, se deberá respetar y hacer respetar al resto del personal de salud, la orden de “no resucitar” un paciente, si éste así lo determinó previamente en su testamento vital, o en su defecto, si sus futuros deudos así lo determinaran.
  • En función de considerar al ser humano como objeto, se deberá asumir que cualquier descuidado ciudadano en trance de muerte, es un donante ‘presunto” de órganos a disposición del Estado (sino tuvo la previsión de expresar lo contrario a tiempo).
  • En un acto de valiente hipocresía, deberemos proveer del método anticonceptivo o de interrupción del embarazo a todo adulto o adolescente que así lo requiriera, y preocuparnos a la vez de los derechos de los embriones congelados.
  • Aunque el paciente no lo pidiera, se deberá comunicar (como lo hacen los prospectos de los medicamentos) de la forma más realista y cruel posible en el consentimiento informado, los pormenores del procedimiento a realizarse, a fin de no violentar la autonomía del paciente (y facilitar los servicios de los abogados).
  • Sin poner en duda el conflicto de interés comercial que pudiera tener la decisión y que la provisión gratuita, siempre es una buena dádiva del Estado, se deberán vacunar a todos los niños, adolescentes en edad de relacionarse, adultos y ancianos, con todo nuevo producto comercial que surja, y que la autoridad competente decida que así debiera hacerse.
  • A riesgo de que su fruto sea arrancado de las manos de sus progenitores, ya que en el futuro podrían ser demasiado ancianos para criarlo, seremos intimados a realizar la fertilización asistida (eventualmente con óvulos preservados) a quienquiera que lo solicitara.
  • O para evitar ser procesado por discriminación, quizá estaríamos obligados a obviar la pericia psicológica de un matrimonio igualitario que pidiera un niño en adopción.

De continuar estas ideas, otro escenario venidero plausible forzaría a los cirujanos a cambiar los genitales de quienes estén disconformes con ellos o por lo menos aduzcan mal funcionamiento; y hasta los plásticos podrían estar compelidos a corregir todas las narices puntiagudas, en pos de la seguridad  pública.

Considero que quienes deciden o propongan estas leyes, obran y obrarán con la plenitud de su conocimiento, buena intención, conciencia y derecho; pero quienes involuntariamente deberemos padecerlas tendremos una herramienta de nuestro derecho que es la objeción de conciencia. El 28 de setiembre de 2000, y con motivo de la promulgación de la Ley 418 sobre Salud Reproductiva, la Academia Nacional de Medicina publicó en su Boletín Informativo N°83 del mismo año, una Declaración sobre “Objeción de conciencia”. Reproduzco parte de su contenido y lo hago mío para compartir con todos mis colegas:

“En el ejercicio de su profesión, el médico está obligado a aplicar los principios éticos y morales fundamentales que deben regir todo acto médico, basado en la dignidad de la persona humana. Esta actitud debe ser la que guie al profesional ante el requerimiento de todo individuo que ve afectada su salud. Distinta es la situación cuando un paciente le exige realizar un procedimiento que el médico, por razones científicas y/o éticas, considera inadecuado o inaceptable, teniendo el derecho de rechazar lo solicitado, si su conciencia considera que este acto se opone a sus convicciones morales. Esto es lo que se denomina “objeción de conciencia”, la dispensa de la obligación de asistencia que tiene el médico cuando un paciente le solicitara un procedimiento que él juzga inaceptable por razones éticas o científicas. Este es un derecho que debe asistir al médico en su actividad profesional”.…”La objeción de conciencia es un testimonio pacífico y apolítico por el cual un médico puede no ejecutar un acto reglamentariamente permitido, sin que ello signifique el rechazo de la persona y el abandono del paciente. En tal sentido, la Academia Nacional de Medicina aboga por el derecho de los médicos a actuar en el ejercicio de la profesión con total libertad de conciencia acorde con la ética y conocimientos científicos.”

El daño potencial de las intervenciones médicas es generalmente subvalorado, tanto por los médicos como por los pacientes. En sí misma la medicina es peligrosa, y a pesar de ser bien intencionada, esperanzadora y muchas veces espectacularmente efectiva, sabemos que también puede ser dañina y generadora de más enfermedades. La libertad y no la imposición, hace que los médicos puedan exponer a sus pacientes las certezas e incertidumbres que rodean a cada enfermedad, y a cada método diagnóstico o terapéutico, a fin de poder compartir la toma de decisiones; hecho que ha demostrado ser capaz de reducir el número de intervenciones invasivas innecesarias.

La objeción de conciencia nos enseña que todavía podemos aspirar a ser, razonablemente libres.

10 Respuestas a “La objeción de conciencia

  1. Agradezco que en épocas de máximo relativismo y absoluto desapego a normas éticas y morales Ud. revalorice lo que nunca debió olvidarse.
    Atte.

  2. yo prefiero ver el vaso medio lleno estimado colega. Felicito toda tendencia que legitime la priorizacion de Valores como Soidaridad. Creo que a pesar de muchos males que aquejan esta Sociedad, hoy esta que vivimos es menos Racista y reaccionaria que en la que nos ha tocado crecer. Saludos cordiales.

    Dr Miguel Amor

  3. Dr.Carlos A. Loperfido

    Comparto plenamente los conceptos vertidos y es mi deseo que tengan la mayor difusión.

  4. “razones cienticos / o eticas dice la academia.considero que no son lo mismo.al contrario son bien distintas . las eticas , que pueden ser religiosas entre otras son respetables y le deben dar la oportunidad a los medicos que se auto excluyan de realizar practicas que consideran no eticas. habra otros que la realizaran sin problemas. R.H.FRIAS

  5. Gracias Dr Borraci por su reflexion y creo que mas alla, aun sigue vigente el juramento hipocrático que sumado a la objecion de conciencia nos permitirá atravesar esta época de superficialidad relativista que trastoca la moral, la etica y los valores.

  6. Querido Raúl, un pensamiento oportuno y actual que comparto, expresado con acertada mezcla de iluminadora reflexión, ingenio, gracia, ironía y prudencia, para una actividad donde podría resultar cada vez más difícil compatibilizar el interés profesional, del personal y del interés general, fuera de en un marco de potenciales conflictos.
    Y una verdadera alegría verte cada día más joven y delgado.

  7. Roberto Battellini

    Querido Raúl ,

    Disiento con el primer parágrafo de tu exposición.Creo que las “Directivas anticipadas” son importantes para respetar la voluntad de los pacientes, siempre que hayan sido escritas en plena conciencia.Existe en el Hospital Italiano un comite de Bioética que trabaja en este tema, lo viví antes en Alemania y me adhiero a directivas bien escritas, lo cual no es fácil para evitar malas interpretaciones.

  8. http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/subnotas/185863-57462-2012-01-20.html

    hablando sobre la Solidaridad, y demas yerbas sobre un tema en vigencia eterno. No me siento orgulloso de la Comunidad medica que decide tan hipocrita, cinica y cobardemente sobre el cuerpo y vida de los demas, bajo un manto de “cuidar la etica eterna de la Edad Media”

    Dr Miguel Amor

    • http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-185863-2012-01-20.html

      cuando por objecion de consciencia se olvida al ser humano y la Justicia.
      aclaro: No pongo en tala de juicio el espiritu de la nota elevada por el Dr Borracci sobre que los medicos jamas debemos ser presa de ningun Poder politico ni Mediatico, y nuestra propia conciencia debe primar en cada caso. Obvio que no es lo mismo dejar de prestar asistencia cardiorespiratoria a un paciente con cancer terminal que a uno con un IAM en etapa aguda , subaguda o MS de cualquier indole. Tampoco en estos casos la familia ni el paciente habran pedido nuestra falta de intervencion.

      Por ultimo, la intencion es debatir un tema que no creo nadie tenga en claro con la Verdad revelada que hacer en todos los casos

  9. http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-185863-2012-01-20.html

    este caso actual refleja claramente cuando por objecion de conciencia se olvida al ser humano y la Justicia y se desnuda la hipocresia y el cinismo en su maxima expresion.

    aclaro: No pongo en tala de juicio el espiritu de la nota elevada por el Dr Borracci sobre que los medicos jamas debemos ser presa de ningun Poder politico ni Mediatico, y nuestra propia conciencia debe primar en cada caso. Obvio que no es lo mismo dejar de prestar asistencia cardiorespiratoria a un paciente con cancer terminal que a uno con un IAM en etapa aguda , subaguda o MS de cualquier indole. Tampoco en estos casos la familia ni el paciente habran pedido nuestra falta de intervencion.

    Por ultimo, la intencion es debatir un tema que no creo nadie tenga en claro con la Verdad revelada sobre que hacer en todos los casos

    Dr. Miguel Amor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s