Problemas de siempre, ejemplos de ayer

Alberto Alves de Lima

La especificidad de contexto o de caso es definida como la observación en que el desempeño de un individuo de una determinada habilidad o comportamiento frente a un problema particular y en un contexto particular es pobremente predictivo del mismo desempeño o comportamiento en un caso o contexto diferente.

Norman y col. le pidió a 30 clínicos de distintos niveles de expertise que observen y evalúen una serie de 10 problemas clínicos en cardiología y reumatología. Dos casos de cada especialidad eran exactamente iguales pero lo único que cambiaba era el actor que hacía de paciente. El sólo hecho de cambiar al actor generó una correlación entre estos 2 problemas de 0.28.

En líneas generales la especificidad de contexto jerarquiza el valor de las “circunstancias/situación” en relación a los “atributos, rasgos, emociones” de la persona. No significa necesariamente que los rasgos de las personas sean necesariamente estables sino más bien son dependientes del contexto y la situación.

Darley y Batson le pidieron a un grupo de estudiantes del seminario de Princeton (admitidos en el seminario entre otras cosa por sus valores de caridad) que atraviesen un campo hasta llegar a un lugar a dar una charla sobre la parábola del buen samaritano.

A modo de recordatorio en esa parábola un sacerdote judío y un levita se encuentran en su camino a un judío apaleado y sangrante. Ambos dejaron de darle asistencia hasta que llegó un samaritano que se detuvo lo acobijo y pagó los gastos de la atención. Cabe destacar dos elementos importantes: que los samaritanos eran enemigos de los judíos y que en aquella época mancharse con sangre ponía al sacerdote en un estado de impureza que lo inhabilitaba para conmemorar ceremonias religiosas. Cosa que probablemente era lo que aquel judío y levita tenían que hacer.

En este experimento, los seminaristas se toparon en su trayecto con un hombre en dificultades que se desplomó frente a un portal. Se trataba de un actor que simuló la situación. Obviamente ninguno de los seminaristas estaba al tanto de la situación.

De los participantes que se les dijo que estaban llegando tarde a la charla se detuvo sólo el 10% mientras que a los que no se les dijo que llegaban tarde el 63% se detuvo.

Este ejemplo demuestra la influencia de “las circunstancias” en relación a las emociones o rasgos de personalidad de los individuos.

Existen correlación significativa en la medición de la personalidad a través de múltiples situaciones pero la correlación es baja  (< 0.3) en relación al impacto de la situación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s