Publicaciones destacadas desde la perspectiva del cardiólogo

 

jorge-thierer_th

 

 

 

Por el Dr. Jorge Thierer

Consumo de café y eventos cardiovasculares:  la importancia de la moderación

Ding M, Bhupathiraju SN, Satija A, van Dam RM, Hu FB.

Long-term coffee consumption and risk of cardiovascular disease: a systematic review and a doseresponse meta-analysis of prospective cohort studies.
Circulation 2014;129:643-59. http://doi.org/rrv

El café es una de las infusiones más consumidas en el mundo. Publicaciones referidas a su relación con eventos cardiovasculares han arrojado resultados contradictorios, desde asociación positiva en estudios caso-control hasta falta de asociación lineal en metaanálisis de estudios prospectivos de cohorte. Sin embargo, queda abierta la posibilidad de asociación no lineal entre el consumo y la incidencia de eventos. A explorar esa línea se consagró el metaanálisis que presentamos de todos los estudios prospectivos publicados sobre el particular.
Se trata de 36 estudios publicados entre 1966 y 2013 (34 de cohorte, 1 caso-cohorte y 1 caso-control anidado) que incluyeron en total 1.283.685 personas.
El punto final fue incidencia de eventos ardiovasculares incluyendo mortalidad de ese origen, eventos coronarios, accidente cerebrovascular e insuficiencia cardíaca. La mediana de seguimiento fue de 10 años.
En relación con las personas con consumo de café nulo o muy bajo (mediana de 0 tazas diarias), el RR de eventos para las de consumo bajo (mediana de 1,5 tazas diarias) fue de 0,89 (IC 95% 0,84-0,94), para las de consumo intermedio (mediana de 3,5 tazas diarias) fue de 0,85 (IC 95% 0,80-0,90) y para las de consumo alto (mediana de 5 tazas diarias) fue de 0,95 (IC 95% 0,87-1,03). No hubo interacción con edad, sexo, antecedente de hipertensión o infarto de
miocardio, tipo de café (cafeinado o descafeinado) o tabaquismo. Un análisis más minucioso permitió establecer la presencia de una asociación no lineal, en U, entre el consumo de café y la incidencia del punto final primario. Así, respecto del consumo nulo, el RR asociado con el consumo de una taza diaria fue de 0,95 (IC 95% 0,93-0,97); fue descendiendo progresivamente hasta las 4 tazas (RR 0,88, IC 95% 0,83-0,93) y volvió luego a subir, llegando para las 7 tazas a 0,93 (IC 95% 0,85-1,03). Como vemos, en ningún caso el consumo se asoció con exceso de riesgo, y un consumo moderado
pareció tener un efecto protector.

El café ejerce diferentes efectos en forma aguda y crónica. Así, en forma inmediata genera vasoconstricción y puede aumentar la presión arterial, y de hecho algunos estudios a corto plazo han señalado un aumento transitorio del riesgo de infarto, accidente cerebrovascular y muerte súbita vinculado con su ingesta.
Por otra parte, el café no filtrado puede aumentar los niveles de colesterol. En cambio, a largo plazo se ha observado aumento de la sensibilidad a la insulina, con disminución de la incidencia de diabetes tipo 2 y marcadores de inflamación sistémica. Los resultados de esta publicación, con seguimiento prolongado y ajuste por algunos confundidores tradicionales, pueden expresar
el balance entre efectos perjudiciales y beneficiosos de la infusión, con la combinación más favorable cuando el consumo es moderado. Las limitaciones son las inherentes a un metaanálisis de estudios observacionales, con la presencia de confusión residual más allá de las covariables consideradas. Además, por tratarse de estudios que no son de intervención, no puede interpretarse que la relación presentada es causal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s